sumate

Novedades

INVIERNO ECOLOGICO

Actualmente, existe una alternativa ecológica con Biodiseño: unas chimeneas que pretenden revolucionar los espacios con calefacción y decoración del más alto nivel. […]

CELULAR SOLAR

Gracias a un protector de pantalla, se puede generar la energía suficiente para recargar la batería de un teléfono móvil en seis horas y de esta manera economizar energía eléctrica e ir de la mano con la naturaleza. […]

ROPA SUSTENTABLE

Existen prendas que están fabricadas con materias primas sustentables y sin químicos, por lo que contamina mucho menos que las tradicionales que utilizan materiales sintéticos perjudiciales para el medio ambiente. […]

RED DE ENERGIAS VERDES EN EUROPA

El físico Daniel Kammen de la Universidad de California diseñó una infraestructura entre Europa y África del Norte para alimentar toda la zona con energías renovables.[…]

EN LA CASA

Iluminación

Apaga las luces cuando no las necesites puede evitar unas emisiones anuales de 400 kg. de CO2.

Utiliza tubos fluorescentes donde necesites más luz y esté encendida muchas horas; por ejemplo, en la cocina.

Utiliza bombillas de bajo consumo. Una sola de ellas puede evitar unas emisiones anuales de 400kg de CO2. Además duran 10 veces más que las bombillas convencionales. Si bien cuestan más que las comunes, resultan más económicas a lo largo de su vida útil dado su mayor duración y consumo menor.

Cambia a lámparas de LED. Estas lámparas son el futuro de la iluminación, tienen una vida útil de unas 100 000 horas, funcionan durante años sin producir ningún residuo, ni la consiguiente contaminación y por sobre todo ahorran muchísima energía.

Limpia de vez en cuando las bombillas y las pantallas, el polvo reduce la luminosidad.

AHORRO ENERGÉTICO

Compra aparatos con etiquetado energético de la clase A o B, cuyo consumo energético está optimizado.

No dejes los aparatos eléctricos en modo stand-by (espera). Utiliza la función on/off del propio aparato. De esta forma ahorrarás hasta un 10% en el consumo eléctrico (aproximadamente 200.000 W al año).

Desconecta el cargador del celular cuando no lo utilices. Incluso cuando no está conectado al teléfono, consume electricidad. Existen cálculos que señalan que el 95% de la energía se pierde cuando dejas el cargador enchufado todo el tiempo.

CALEFACCIÓN Y REFRIGERACIÓN

Reduce la potencia de la calefacción. Bajando la temperatura sólo 1°C puedes reducir tu factura entre un 5 y un 10% y evitar hasta 300 kg de emisiones de C02 por hogar por año.

Programa el termostato para que, durante la noche o cuando no estés en casa, baje la temperatura, y cuando te despiertes o vuelvas a casa la temperatura sea agradable de nuevo. Esto reducirá la factura entre un 7 y un 15%.

Mejora el aislamiento de la casa, ya que el 40% de las fugas de calor de la vivienda se produce a través de las ventanas, rendijas o puertas. Instala ventanas de doble acristalamiento o burletes adhesivos en los cierres de ventanas y puertas. Esto reduce esas pérdidas a la mitad y te permite ahorrar un 20% de la energía que gastas en calefacción.

Mantén el frío con un ventilador. Los aparatos de aire acondicionado consumen mucha energía y generan emisiones de unos 650 gr de CO2 aproximadamente por dia. Si no, utiliza el aire acondicionado moderadamente y busca los modelos más eficientes (con etiquetado energético A o B).

COCINA

Hierve la cantidad justa de agua. Si hierves solamente el agua necesaria para tu taza de té, ahorrarás una gran cantidad de energía.

Tapa la olla mientras cocinas. Así ahorrarás mucha energía al preparar el plato. Aún mejor son las ollas a presión y las vaporeras, que ahorran alrededor de un 70% de energía.

Las cocinas eléctricas consumen tres veces más energía que las de gas.

Cuando puedas, prefiere el microondas al horno.

Evita abrir la puerta del horno cuando se lo esté utilizando. Cada vez que la abres se pierde, como mínimo, el 20% del calor acumulado en su interior.

Aprovecha el calor residual del horno apagándolo unos cinco minutos antes de terminar de cocinar los alimentos.

Evita descongelar los alimentos dentro del horno o del microondas. Usa la heladera para eso.

Modera el uso del lavavajillas. Usalo cuando esté completamente lleno.

HELADERA

No pongas en la heladera alimentos calientes o templados. Ahorrarás energía si dejas que se enfríen primero.

Mueve tu heladera. Si está cerca del fuego o la caldera, consumirá mucha más energía que si está apartada de ellos.

Limpia el polvo de las bobinas que se encuentran detrás de tu heladera para ayudar a dispersar el calor y mejorar la eficiencia energética. ¡Una heladera con las bobinas sucias puede gastar un 30% más de electricidad!

La temperatura recomendada para una heladera es de 1 a 4º C y la del congelador, de -18º C. Cada grado por debajo de estas temperaturas no influye en la buena conservación de los alimentos, pero sí incrementa el consumo energético en un 5%.

Descongela la heladera antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor. Esto hará que se aproveche mas el frío de tu congelador.

Abre las puertas de la heladera y el congelador el menor tiempo posible para evitar que el frío se escape.

La utilización de una heladera etiquetada con la letra A, en función de su eficiencia energética, reduce 81 Kg. de CO2 anuales en comparación con una C.

LAVADORA Y SECADORA

Utiliza la lavadora solamente cuando tengas suficiente ropa como para llenarla. Tampoco hace falta poner una temperatura demasiado alta.

Limpia regularmente el filtro de la lavadora: funcionará mejor y ahorrará energía.

Utiliza la secadora solamente cuando sea absolutamente necesario. Cada ciclo de secado produce unos 3 kg de emisiones de CO2.

AGUA Y BAÑO

Dúchate en lugar de bañarte. Consumirás cuatro veces menos energía y podrás ahorrar entre 100 y 200 litros de agua.

Cerra bien la canilla cuando te cepillas los dientes, cuando te lavas las manos o te afeitás y ahorrarás varios entre 10 y 20 litros de agua. Podes usar un vaso cuando te cepillas los dientes.

Arregla las goteras. Aunque parezca poco, el goteo de una canilla puede hacer perder el agua suficiente para llenar una bañera en un mes.

El ahorro de agua trae aparejado un ahorro de energía, ya que el agua es impulsada hacia nuestras viviendas mediante bombas eléctricas.

Calentar el agua con gas en lugar de hacerlo con electricidad, evita que cada familia emita a la atmósfera hasta media tonelada de CO2 al año.

DGPC - Cátedra Diaz Cortez | Universidad de Buenos Aires | FADU Comision Viernes - Grupo VN15